El contexto, clave en la relacion | Proceso Psicología
1
post-template-default,single,single-post,postid-1,single-format-standard,bridge-core-2.0.1,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-19.0.1,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive

El contexto, clave en la relacion

El contexto, clave en la relacion

Hay momentos en los que, por desgracia, los adultos no son capaces de ponerse de acuerdo en proteger lo más valioso que tienen, y las decisiones del día a día se convierten en el campo de batalla donde cada uno de los bandos intenta hacerle daño a toda costa a su contrincante, y por desgracia, provoca en los más vulnerables un daño innecesario.

Considero que, por suerte, los niños tienen una gran flexibilidad y una capacidad de cambio infinitamente superior a la que tenemos los adultos, por ello son capaces de soportar estas tensiones, e incluso en ocasiones se vuelven todavía más fuertes ante estos conflictos; es lo que denominamos niños resilientes, que son aquellos que a pesar de las adversidades que les ha tocado vivir, son capaces de salir adelante y de destacar por encima de otros que se desarrollan en óptimas condiciones de seguridad y afecto.

Muchos de esos padres que, sin darse cuenta, utilizan a sus hijos como arma arrojadiza con el pretexto del «y tú más» deberían reflexionar que las discrepancias entre adultos deben discernirse en el terreno de los adultos, y que si no hay acuerdo se puede recurrir a los juzgados, pero que tener contactos con los niños en un entorno tan artificial como una sala, resulta incomprensible y hasta paradójico, ya que se está forzando un contacto espontáneo en un entorno artificial, y no es necesario haber estudiado psicología para comprender la importancia del contexto en nuestras interacciones.

Quizás haya un día donde el sistema no tenga que ofrecer este tipo de espacios, los adultos sean capaces de llegar a convenir la hora de recogida de sus hijos en un ambiente natural, y puedan ser capaces de llegar a mínimos acuerdos por su bienestar.

Ese día, se habrá avanzado como sociedad, y seguramente veremos con incredulidad cómo era posible que hubiera una época en la cual los niños tenían que ver a alguno de sus padres en una sala.

1 Comment
  • Un comentarista de WordPress
    Posted at 08:03h, 03 octubre Responder

    Hola, esto es un comentario.
    Para empezar a moderar, editar y borrar comentarios, por favor, visita la pantalla de comentarios en el escritorio.
    Los avatares de los comentaristas provienen de Gravatar.

Post A Comment