Dependencia emocional | Proceso Psicología
239
post-template-default,single,single-post,postid-239,single-format-standard,bridge-core-2.0.1,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-19.0.1,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive

Dependencia emocional

Dependencia emocional

En ocasiones nos encontramos con personas que se encuentran atadas a relaciones (de amistad, sentimentales, laborales, …) en las que la otra parte solamente se hace presente cuando necesita algo, de manera que se establece una relación totalmente desigual, ya que uno da y otro recibe.

Uno de los denominadores comunes de estas relaciones es que las personas que ofrecen la ayuda sienten que han puesto mucho en esa relación, y la otra persona no pone nada, o casi nada a cambio. Además, con el paso del tiempo, esto acaba convirtiéndose en una exigencia.

Siempre he pensado que estas relaciones se van construyendo poco a poco, y casi de modo invisible se van estableciendo como modos estables de relacionarse.

Una persona se acostumbra a dar siempre, y la otra siempre a recibir, de modo que la que recibe se acostumbra a tenerlo todo sin nada a cambio, de manera gratuita, sin ningún coste.

Me he dado cuenta de que si algo no cuesta nada, no tiene valor ninguno. Del mismo modo que si algo tiene valor es porque cuesta conseguirlo.

En las relaciones sucede lo mismo. Una persona que siempre está, que lo da todo, no cuesta nada tenerla siempre disponible, por eso mismo carece de valor. De ese modo, para recuperar valor ha de tener algún tipo de coste esa disponibilidad infinita.

No Comments

Post A Comment