Encrucijada | Proceso Psicología
209
post-template-default,single,single-post,postid-209,single-format-standard,bridge-core-2.0.1,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-19.0.1,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive

Encrucijada

Encrucijada

Existen momentos en nuestra vida en los cuales nos encontramos en la tesitura de tomar una decisión, de elegir entre una relación u otra, entre si cambiamos de trabajo o nos mantenemos en el que estamos. En definitiva, estamos en un momento en el cual debemos elegir entre uno u otro camino.

Una estrategia útil puede ser la de pensar en el futuro, en los pros y los contras de cada una de las opciones, en aventurarnos a pensar en como serían las cosas si …

No obstante, suele resultar complicado decidir en base a estas suposiciones, ya que resulta difícil ubicarnos en las distintas posibilidades al estar en confluencia múltiples variables muy complicadas de controlar, de ahí que predecir lo que puede pasar es un ejercicio casi imposible.

Es por ello que tenemos en nuestras manos otra estrategia más sencilla que tiene que ver con nuestro pasado más reciente y que nos puede conducir a tomar una decisión.

¿Cómo?

Intenta el sencillo ejercicio de anotar en una libreta cuál fue el mejor momento de cada día, es decir, un instante antes de ir a dormir, piensa brevemente con qué pequeño detalle del día te quedarías y anótalo.

Cuando pase una semana, quizá dos, échale un vistazo a esas notas. ¿Cuál fue ese mejor momento? ¿quizás en el trabajo o planificando cómo puede ser ese cambio laboral? ¿Compartiendo tiempo con una u otra persona?…

Quizás esto no te haga tomar la mejor decisión, pero es posible que esto te ayude a tomar un camino u otro y a salir de la encrucijada.

No Comments

Post A Comment